3 Errores al lavarte el rostro

limpiar el rostro

La limpieza de la piel es uno de los pasos fundamentales para tener una piel bella, sana y que se mantendrá joven por más tiempo.  Si la piel no se limpia bien puede verse marchita, o puede desarrollar barros, espinillas, puntos negros y envejecerse de forma prematura.

La  limpieza perfecta mantiene un balance entre limpiar bien pero sin irritar la piel. Vemos los tres errores más comunes al limpiar:  

No limpiarte bien

Muchas mujeres ni siquiera se limpian el rostro todos los días y otras no se limpian bien. No basta con solo ponerse agua y limpiadora, asegúrate que estas limpiando bien. 

No es hay que ser agresiva con los movimientos pero hay que masajear bien con dedos para asegurarse que se está eliminando todas las impurezas y maquillaje. Si usas mucho maquillaje o vives en un lugar muy caliente y húmedo al terminar de limpiar pasa un algodón con agua o con tónico sin alcohol, si notas suciedad vuelve a limpiar. Recuerda que los movimientos en el rostro son hacia arriba para no halar la piel porque con el tiempo esto puede contribuir a la flacidez facial.      


No te pongas maquillaje de ojos en todo el rostro

Si usas maquillaje para ojos empieza limpiando tus ojos. Usa un algodón con un aceite o un producto especial para esta zona tan delicada. Trata de no halar la piel porque con el tiempo esto contribuirá a desarrollar arrugas. El maquillaje para ojos puede causar poros obstruidos si cae en el resto del rostro.

Limpiarte más de la cuenta

Así como no hay personas que no siempre se limpian el rostro o no limpian bien hay otras que limpian demasiado. Esto sucede porque se limpia el rostro varias veces al día o porque se usan productos que dejan la piel rechinante de limpia y esto no es bueno.  Al limpiar la piel más de lo necesario o usar productos muy agresivos como los que crean muchas burbujas, huelen mucho o los que tienen ácidos irritantes estamos irritando la piel. La piel irritada es más susceptible a manchas y cicatrices.  Usa una limpiadora para tu tipo de piel.      

Si tienes la piel seca o sensible esta puede sentirse tirante después de limpiarla y necesita humectante inmediatamente. Si tienes la piel normal o grasa después de la limpieza esta tiene que sentirse limpia pero no tirante.    Leer la mejor limpiadora para tu piel

Regresar a la portada de Lindisima.com
Leer más sobre la piel